domingo, 4 de diciembre de 2011

La Mágia De Sus Pócimas Y Sus Cónjuros

La Queimada es un brebaje muy típico Celta, aparte de ser originario de Galicia, tambien la degustan los Astures, Castellanos u otros originarios del norte de Europa.

Para preparar la Queimada necesitaremos al menos un par de litros de orujo, a poder ser casero (hay que tener en cuenta que al quemar, se reducirá a la mitad casi), la cantidad tambien depende de las personas que vayan a participar de ella, un recipiente de barro -puede ser un cuenco especial para ello o como sustituto tambien nos sirve una cazuela de barro- tambien unas peladuras de limón en tiras, un puñado de café en grano, azucar (unos 120 grs. por litro de orujo) y un poco de canela en rama, aunque la canela es optativa.

Se echa el orujo en el recipiente junto con el azucar, se añaden los granos de café, las cáscaras de limón y la canela, comienza a removerse todo con un cazo a poder ser de madera, previamente en el cazo echamos un poco de orujo y azucar y le damos fuego hasta que se haga almibar, entonces y con cuidado acercamos el cazo a la Queimada para que prenda y comenzamos a remover al tiempo que recitamos el conxuro, levantando de vez en cuando el cazo con orujo y dejandolo caer en el recipiente -en este paso hay que tener cuidado por si salpica y alguien se quema- remover hasta terminar de recitar el conxuro, después esperar a que el fuego se apague y seguidamente se sirve.

La Queimada es un brebaje muy típico Celta, aparte de ser originario de Galicia, tambien la degustan los Astures, Castellanos u otros originarios del norte de Europa.
Para preparar la Queimada necesitaremos al menos un par de litros de orujo, a poder ser casero (hay que tener en cuenta que al quemar, se reducirá a la mitad casi), la cantidad tambien depende de las personas que vayan a participar de ella, un recipiente de barro -puede ser un cuenco especial para ello o como sustituto tambien nos sirve una cazuela de barro- tambien unas peladuras de limón en tiras, un puñado de café en grano, azucar (unos 120 grs. por litro de orujo) y un poco de canela en rama, aunque la canela es optativa.
Se echa el orujo en el recipiente junto con el azucar, se añaden los granos de café, las cáscaras de limón y la canela, comienza a removerse todo con un cazo a poder ser de madera, previamente en el cazo echamos un poco de orujo y azucar y le damos fuego hasta que se haga almibar, entonces y con cuidado acercamos el cazo a la Queimada para que prenda y comenzamos a remover al tiempo que recitamos el conxuro, levantando de vez en cuando el cazo con orujo y dejandolo caer en el recipiente -en este paso hay que tener cuidado por si salpica y alguien se quema- remover hasta terminar de recitar el conxuro, después esperar a que el fuego se apague y seguidamente se sirve.

Lo suyo y para crear ambiente podría ser en una playa, de noche y con luna nueva o llena para meternos mas en situación, aunque esto no influye para nada en la queimada, pero si le da un ambiente más de misterio y ancestral...



Buhos, lechuzas, sapos y brujas.

Demonios, maléficos y diablos,

espíritus de las nevadas vegas.

Cuervos, salamandras y meigas,

hechizos de las curanderas.

Podridas cañas agujereadas,

hogar de gusanos y de alimañas.

Fuego de las almas en pena,

mal de ojo, negros hechizos,

olor de los muertos, truenos y rayos.
Aullido del perro, anuncio de la muerte;

hocico del sátiro y pie del conejo.
Pecadora lengua de la mala mujer casada con un hombre viejo.
Infierno de Satán y Belcebú,

fuego de los cadáveres en llamas,

cuerpos mutilados de los indecentes,

pedos de los infernales culos,

mugido de la mar embravecida.
Vientre inútil de la mujer soltera,

maullar de los gatos en celo,

pelo malo y sucio de la cabra mal parida.
Con este cazo levantaré las llamas de este fuego que se asemeja al del infierno

y huirán las brujas a caballo de sus escobas,

yéndose a bañar a la playa de las arenas gordas.
¡Oíd, oíd!

Los rugidos que dan las que no pueden dejar de quemarse en el aguardiente

quedando así purificadas.

Y cuando este brebaje baje por nuestras gargantas,

quedaremos libres de los males de nuestra alma

y de todo embrujamiento.

Fuerzas del aire, tierra, mar y fuego,

a vosotros hago esta llamada:

si es verdad que tenéis más poder que la humana gente,

aquí y ahora,

haced que los espíritus de los amigos que están fuera,

participen con nosotros de esta queimada.

Esta práctica se realiza en nuestros días como uno de los rituales que se conservan sobre todo en el norte de España(entre otos).